miércoles, 11 de abril de 2012

ELEMENTOS PARA EL CAMBIO EN LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS

A continuación ajunto la traducción que he realizado -adpatada libremente en cierta manera y resumida- al castellano de unas reflexiones realizadas por Robert. J. Sternberg (profesor de psicología y educación en la Universidad Estatal de Oklahoma) en torno a las dificultades para el cambio organizacional en las instituciones educativas y la importancia que posee el propio cambio:

“Los centros educativos y las universidades reflexionan, forman y pregonan el cambio en las organizaciones, pero en muchos casos ellas mismas poseen serias dificultades para desarrollar tales cambios (...)

El cambio organizacional en la comunidad educativa requiere de 5 elementos y se tienen que alcanzar los cinco para que la institución no se mantenga estática:

I. Capacidad para el cambio > Personas adecuadas al mando

El centro no podrá desarrollar un cambio organizacional si no posee los recursos materiales y financieros necesarios, pero sobre todo fallará si no acierta en las personas que deben pilotar el cambio.

II. Creer en la capacidad de la institución para el cambio > Éstas personas sí pueden

Los stakelholders clave deben creer en la capacidad de cambio que alberga la institución; En ocasiones, éstos perciben la organización atascada y ésta creencia genera un círculo vicioso que es complicado superar.

III. Desear el cambio > No mirar hacia atrás

Existen instituciones con la capacidad necesaria para desarrollar el cambio, pero por alguna razón u otra, los stakeholders clave no lo desean. Una institución que se cree exitosa y/o eficiente en algún espacio determinado, probablemente se encontrará atascada en el presente o en el pasado porque se ha introducido en un ciclo de mantenimiento de la reputación que le impide ver más allá.

IV. No tener miedo a mostrar que se está cambiando > Cambiar no implica debilitarse

En algunas instituciones educativas el mostrar al exterior que se está en un proceso de cambio genera miedos. Alumnado y personal pueden tener una determinada imagen del centro que quieran seguir manteniendo. Este hecho, obviamente, ejerce como barrera a cualquier tipo de transformación.

V. Coraje para trasladar ideas en acciones > El proyecto común sobre el interés personal

Un cambio organizacional relevante requiere coraje, dado que las propuestas de cambio muchas veces generan rechazo al verse alterados determinados intereses personales. Algunos grupos de la propia institución han podido realizar un esfuerzo verdaderamente notable -en años- en alinear sus intereses personales al estado de las cosas y pueden llegar a entender que una propuesta de cambio puede alterar su bienestar.

(..)

i) Una institución educativa que no cambie se verá inevitablemente y en algún momento determinado por detrás de aquellas que han sido más dinámicas.

ii) Una institución educativa que es dinámica cambiará y, si se demuestra que el cambio no ha proporcionado el valor que se esperaba de él, tendrá la capacidad de redireccionar su política hacia estadios más sostenibles”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada